viernes, 17 de septiembre de 2010

Capítulo 4...

La pareja de policías estaban parados enfrente de un edificio impecable y casi sin estrenar. Comprobaron el número y la letra mediante una nota donde había escrito unas señas. Bea se metió el pequeño papel en el bolsillo trasero de su pantalón, seguido de un gesto de muñeca para indicar a su compañero que tenían que entrar. Ella subió rápidamente por las escaleras pese a que había ascensor. Javier le seguía muy de cerca. En ese edificio vivía la familia de la víctima Cristina; ésta incluida antes de morir. Era en un cuarto piso y no les costó mucho tiempo llegar a su destino. Lo más duro de su trabajo era interrogar a los familiares de cada muerto, pues era doloroso para los padres. Tener que comunicar la muerte de un ser querido y que también tengan que identificarlo para comprobar que es su hija la que está muerta… siempre es difícil. Llamó Javier suavemente con los nudillos; era experto en interrogatorios de este tipo. A los pocos instantes, la puerta se abrió; dejando un pequeño hueco donde no podía pasar una persona normal. Entre la puerta y el marco de ésta, lo unían una cadena de plata. Al otro lado se encontraba una señora de unos cincuenta años, notándose un pelo teñido con raíces canosas y unas cuantas arrugas; demostrando el paso de los años.
- ¿Qué desean?- preguntó con voz firme la señora.
- Hola, buenas tardes. Perdón por interrumpir a estas horas, pero quería hacerle unas preguntas sencillas. Somos policías- respondió amablemente Javier, enseñando la placa para que comprobara que era cierto. Era a primera hora de la mañana.
- ¿Qué sucede?- comentó asustada.
- Si me deja entrar se lo explicaremos todo con detalle.
- ¿Es algo grave?- empezó a alarmarse aún más la señora.
- Créame si le digo que el rellano no es el lugar indicado para charlar- masculló Javier estando seguro de sí mismo.
- Un momento.
La señora cerró la puerta por un instante y se escuchó el ruido de la cadena al deslizarse para después caer sobre la madera. Ahora la entrada era más espaciosa y pudieron entrar a la casa. Se sentaron en el sofá del salón y estuvieron inmersos en un incómodo silencio durante unos segundos.
- Bueno, señora. Esto que le voy a decir es muy duro, asique tranquilícese primero.
- ¡Me están asustando!- respondió la mujer con pánico. Bea no había soltado palabra alguna desde que pisaron el edificio. Sabía que tenía que mantenerse al margen; pues su compañero es muy bueno interrogando, pero tanta lentitud la superaba. Decide resoplar y continuar callada, lo que hizo que Javier se diera cuenta y apresurara el ritmo del interrogatorio.
- Muy bien. Lamento decirle que su hija… ha sido asesinada.
Apareció un incómodo silencio en el habitáculo, seguido con una cara de estupefacción por parte de la mujer.
- No… no puede ser… - La señora comenzó a sollozar y a negar con la cabeza, teniendo sus manos tapándose el rostro. Bea le enseñó una foto de la víctima y la mujer lloraba aún más por el dolor que sentía mientras seguía negándolo.
- ¿Esta es su hija?- preguntó Bea seriamente.
- No… no es verdad…, no es cierto… - repetía la mujer una y otra vez, no queriendo aceptar la situación.
- ¡Dígame si es su hija! Siento mucho su pérdida pero tenemos que hacer nuestro trabajo, y es encontrar al responsable o responsables de lo que le hicieron a su hija- masculló impacientemente la inspectora jefe.
La señora; que parecía que con la noticia le hubieran sumado veinte años más encima, solo pudo asentir con la cabeza y volver a llorar desconsoladamente.
Poco rato después, Bea recibió una llamada del forense Decker; diciéndole que había encontrado huellas en el cuerpo de la víctima y pensaba que serían las huellas del asesino. Ella se lo contó a Javier y éste ayudó a la señora a que cogiese su bolso para marchar al laboratorio y que identificara a su hija. Aún seguía cayéndole lágrimas por el rostro.
Trascurrieron unos veinte minutos cuando llegaron a la comisaria. Antes de enseñar el cuerpo a la mujer, los policías bajaron a preparar todo y que el forense les informaran de sus averiguaciones.
- ¿Qué encontraste, Decker?- preguntó Bea ansiosa.
- He limpiado el cuerpo de la víctima y he averiguado unas huellas. He llevado las muestras para que las identifiquen y sepamos quien anda detrás.
- Muy bien. Avísame cuando sepas los resultados.
Decker asintió y Bea se marchó del laboratorio. Javier recibió una llamada inesperada.
- ¿Si?- respondió él extrañado.
- Tenemos un aviso de otra muerte. No hemos querido tocar nada pero dense prisa porque está en el centro histórico de la ciudad- respondió una voz masculina, con tono de pánico, al otro lado del teléfono.
- Está bien. Estaremos allí en unos minutos.
 Javier colgó y le explicó todo a su compañera. Bea dejó a un policía, el cargo de la madre de la difunta para que reconociera el cuerpo. Después la dejase marchar a su casa y luego irían ellos a buscar más información de la chica en su domicilio.
A los veinte minutos llegaron al lugar del crimen. No daban crédito a lo que veían. Se sentían igual de estupefactos como en la primera víctima. Era cierto que estaba en el centro del casco histórico de la ciudad; en una avenida grande cerca del puente romano. La víctima estaba sujeta por unas cuerdas en la cintura, los tobillos y en las muñecas; haciendo la forma de una cruz, idéntico a la figura de piedra donde estaba sujeta. La zona estaba acordonada como la vez anterior; donde alrededor había muchos agentes de policía haciendo fotos y la gente se paraba para mirar, pero se marchaban rápidamente horrorizadas. La chica tenía la cabeza hacia abajo con líneas de sangre por todo el cuello y con salpicaduras en su camiseta.
- ¡Qué horror!- comentó Javier mirando la escena- . ¿Tú crees que puede ser la misma persona que hizo el crimen anterior?
- ¿Tú qué crees? Por lo menos la expone igualmente en una zona pública- responde sarcásticamente.
En un bloque de piedra; donde se sostenía la figura, había otra frase escrita con sangre y con la misma caligrafía que la anterior. La frase que, esta vez mostraba, era:
EL EGOISMO MUTILA LA RAZÓN DE LA EXISTENCIA
Durante dos horas, esperan al forense para que le haga las pruebas pertinentes a la segunda víctima. Cuando desprenden a la chica de la figura pedregosa, la cabeza se le ladea un poco hacia la derecha; donde se podía comprobar unas heridas profundas. Unas rajas que le recorría todo el cuello, desde la nuca hasta casi la nuez que no existía. Terminaron los agentes de hacer fotos y se la llevaron al laboratorio; donde iban a hacerle unas pruebas, pero Decker se acercó un momento a Bea para hablar.
- Tengo los resultados de las huellas.
- ¿Tenemos la cara del asesino?- contestó Bea un poco furiosa por querer atraparlo.
- Sí. Sabemos que se llama Paco García y que vivía en esta ciudad.
- ¿Cómo que vivía?- Contestó alarmada y extrañada a la vez.
- Ya no está. Él ya…
- ¡Doctor, le buscan!- le interrumpió Javier. El forense se despidió de ambos y dijo a Bea que hablarían más tarde.

9 comentarios:

Cristina Y Beatriz dijo...

ostiaaaaaaaaaa!! que pasadaaa!!! madsree uff k sa ido donde??? paco garciaa!! asesinoo xDDD jajaja me encantaaa seguri asii chicos =)

Cathiie dijo...

*O* que capitulo dios mio maravilloso se queda corto me encanta
espero el siguiente ya eh pero ya k me abeis dejado aki sufriendo jejej de verdad esta genial bsitos :)

B€!t@ dijo...

Me alegro un montón que os guste!!!! este capítulo puedo decirlo ke lo he escrito yo solika!!! sin ayuda de paco, asik... me alegro enormemente que os guste, ya que me es dificil escribir este tipo de capítulos!!!xD el siguiente le toca a él, asik recriminarle!!!! xD besos chicas, os kiero y... no lo tomeis en cuenta!!! lo dejo asi para ke tenga más intriga!! besos, os kero!!!!

peggi17 dijo...

Él ya..!!!!!!!!!!!!!!!! QQQQQQQQQQQQQQQ¿? Mira q eres mala, pero malaaa ehhh!!!!!!!, jejeje, me he dado cuenta q cada cap q escribis cada uno trata de vosotros, osea, se supone q Pako escribe sobre el asesino llamado "Paco García" y tu sobre la agente "Bea", ns si m explicooo.
Bueno cambiandooo q me encantaa esta historiaa jejej, besitos Beita lo has exoo geniall xDD tq wapa, deseando leer ya el de PAKITO jejej xDD

B€!t@ dijo...

Jajajajajaja, bieeeen, manoli, te has dado cuentaaaa!!!! habrás sido la unika¿? o por lo menos la unika ke lo as dixo!!!! sip!! cada uno acemos nuestro propio personaje, pero a veces cambiaremos!!! a lo mejor ago yo alguna vez los asesinatos..... y el ará de poli pero si!!! somos como nosotros!!!! espero k el siguiente, k lo ará pakito, te guste!! me alegro de verdad muchisimo k os guste, k te guste, pork lo he echo solika, sin ayuda de pako, k es malvado y pone kejar a cada minuto de lo k escribo, Jum!!! xD te kiero mucho mi niñaaa!!!! bss

Anónimo dijo...

AAAAAAAAAAAAAH
¿No podiais haber avanzado más,mala gente?jajaj
SIempre dejandolo en lo mejor,que mania..XD
Pero bueno,una razón más para leerlo y enterarme de todo^^
Espero el siguienete
Un beso.
Sara

la_ninia_eli dijo...

Pedazo de capitulo!!! madre mia me encanta
esta perfecto
pero es un poco cabron colgandola no???
no me parece normal
ojala le atrapen por hijo de....
me encanta segir asi wapos besos

Yersey Owen dijo...

Análisis del siguiente capítulo:

La historia me sigue gustando, y te aseguro que la seguiré leyendo, pero me he dado cuenta de algunas cosas. Ah! Estas cosas que te digo en mis comentarios no son críticas a mal, sino constructivas, pues todo escritor (incluida una servidora) tiene margen de mejora, y además nunca está de más que se analicen los capitulos desde el punto de vista de un lector real en el caso de que se la novela se fuera a publicar. En fin, a lo que voy. Imagino que ambos polícias (sin tener en cuenta el fallo de que ella sea la jefa y no él), imagino que serán del C.S.I (Sí, es España también tenemos de esos, que mi vecina lo es, xD), porque sino lo fueran no podrían encargarse del caso, o no tendrían tanto peso en la investigación, y más si se trata de un asesino en serie.

Por lo demás, me gusta que el asesino siga un modus operandi (de ahí, que diga sea un asesino en serie), pero lo que no me ha gustado es la falta de tacto de ella ante la madre de la asesinada. Un poquito de por favor! Que la acabas de soltar que su hija ha sido asesinada, que yo soy la madre, y a mí me gritan así y la digo cuatro cosas bien dichas, jeje. Es una situación muy delicada, y se supone que los polícias son profesionales (sobre todo él), así que si querías incluir esa parte en la que Bea pierde la paciencia, al menos tienes que meter una reprimenda por parte del compañero o de la madre. Sólo eso. Continuo leyendo :)

B€!t@ dijo...

Vale, es cierto k es un fallo ke la inspectora jefe sea tan joven y el compañero no, pero no se, puede ir un curso avanzada o lo k sea!! La verdad k no tengo idea de pork se ha puesto una jefa tan joven xDDD Supongo k seran del csi o algo asi, pork son los k resuelven este tipo de casos!!! Es cierto k a lo mejor bea pierde la paciencia pero esk la keremos dar esa imagen de chica bruta que no se calla ni en los malos momentos. Espero que no moleste!!! jejeje Me alegro que las criticas sean constructivas pork yo la primera digo k no soy perfecta y k tengo mucho ke mejorar, aunk m digan k lo ago maravillosamente perfecto. Espero que sigas leyendo asta el ultimo capitulo!! Bss